Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Hospital de día

Estoy acá, frente a un gran ventanal que me entrega sol y luz, con tono verdoso, porque del otro lado el patio es hermoso. Las hojas forman un marco alrededor de mis ojos y la gente comienza a llegar. Fui una de las primeras porque vivo cerca y tengo suerte por eso.
Comienzan a encender las máquinas y todo lo que significa este lugar. Me gusta venir solo por el patio, porque me inspiro y me llena de sensaciones. No me gusta ver a las personas que están peor o en la misma línea que yo, pero somos muchos y nos estamos conociendo.
Mi rutina cambió, aunque solo son dos días a la semana. No cambió tanto todo, cambió todo lo que elegí que así sea.

Hoy conocí a Julián, escritor por placer como yo. Los dos trajimos un libro nuevo para comenzar; él eligió una novela romántica y yo uno de suspenso, obvio. Nos concentramos en la lectura y nada más. Una parte del día terminó ahí, la otra parte nos espera afuera.

.

Mente fértil gc

Anuncio publicitario

2 respuestas a “Hospital de día”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: